Se dice, que cada vez que se escogía a la Cacica,
ella era llevada a la laguna
donde los sacerdotes la vestían con joyas, 
que eran arrojadas al agua
como una ofrenda para los dioses.
Back to Top